...

Ya estamos de vuelta [email protected]. Las cosas vuelven poco a poco a la normalidad  y eso es motivo de alegría. Han pasado muchas cosas desde la última edición presencial del “Festival anual Pint of Science”.

Vivimos aguantando la contaminación ambiental, el calentamiento global e incluso hemos sobrevivido a una ¡pandemia mundial!... y, aunque aún no sabemos si seremos capaces de sobrevivir al precio de la factura de la luz y a llenar el depósito del coche de combustible, la vida sigue…y aunque parezca increíble, nuestro cuerpo humano es capaz de adaptarse a cualquier tipo de situación.

Aunque nuestro cuerpo sea una máquina de engranajes casi perfectos, necesita su mantenimiento cuidadoso si queremos que siga funcionando a la perfección. Todo ese rollo del culto al cuerpo y adquisición de hábitos de vida saludables, (que ni Descartes, ni Leonardo da Vinci tuvieron en cuenta en su época)... es uno de los principales pilares en los que la ciencia del siglo XXI tiene como objetivo.

Con este objetivo, el propósito de cada año de  millones de personas es: apuntarse al gimnasio. Pero, tras el primer día de actividad física el cuerpo responde con dolores en partes del cuerpo que no sabíais ni que podían doler, como por ejemplo-… ¿“las pestañas”?.  Teniendo en cuenta que una persona normal posee alrededor de 150-200 pestañas en el párpado superior y unas 80-90 en el inferior, ya hemos tenido que extenuarnos  con nuestro “personal-trainer”,  para que nos duelan todas ¿no?. 

nuestrocuerpo

Y digo yo, si desde el punto de vista científico hay que mover la musculatura para estar en forma, a mi se me ocurre una reflexión: si los músculos del cuerpo que más se contraen son los de los párpados, (con más de 100.000 veces al día) y esa actividad es mayor durante la fase REM del sueño (lo que nos indica que estamos soñando), ¿podría ponerme en forma mientras duermo, no?.

Yo es que eso del deporte lo llevo mal….soy más de dieta que de ejercicio. ¡Con la cantidad de opciones que hay!: dieta flexitaria, keto, cetogénica o incluso el ayuno intermitente. Y que me decís de la dieta mediterránea, (mi preferida), que además permite tomar cerveza. ¡Con la cantidad de beneficios para el cuerpo humano que posee la cerveza!.  

Según la  Universidad de Harvard, una cerveza al día puede reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2.  Además, contiene antioxidantes naturales, lo que reduce el efecto de envejecimiento en la piel y el cuerpo. Sin olvidar que el lúpulo que posee, retrasa el envejecimiento celular, si es consumido moderadamente. ¿Y los huesos?.... pues los investigadores del Centro de Investigación de Nutrición Humana de la Universidad de Tufts, en Massachusetts, encontraron una asociación positiva entre la cerveza y una mayor densidad ósea, ya que contiene minerales como silicio, magnesio y fósforo. ¡Si es que vale para todo!. Al final voy a tener que despedir al “personal trainer”.

Puff, pero es que yo paso sentada muchas horas... la falta de movimiento hace que retenga líquidos y no creo que los movimientos de los párpados sean suficientes para eliminar todo aquello que puedo acumular. ¡No pasa nada!, la cerveza también ayuda, ya que funciona como diurético natural debido a su alto contenido en potasio. Esto facilita el aumento de la eliminación de toxinas de todo el cuerpo.

¡Ojo!, que veo que os emocionáis y os pasáis el día en el excusado, aliviando las consecuencias de vuestra sed. Pues debéis saber también que algunas personas pueden llegar a perder el conocimiento tras orinar por una afección conocida como síndrome vasovagal. Se produce debido a la estimulación natural del nervio vago al miccionar , que puede causar un descenso de la presión arterial y por tanto un desvanecimiento.

En fin, que creo que lo más sensato es dejar la cerveza para ocasiones especiales y en buena compañía. Por tanto no se me ocurre mejor oportunidad de disfrutar de una “pinta “ bien fría mientras escuchamos los avances de la ciencia del “Festival Pint of Science 2022”. ¿Se os ocurre mejor manera de alimentar cuerpo y mente?.  Si ya lo decían los romanos “Mens sana in corpore sano”. ¿Vas a dejar que te lo cuenten?..... Nos vemos 9, 10 y 11 de Mayo en los bares.

Texto: Beatriz Gómez Martín (Coordinadora - Local Plasencia)

Facebook Pint Of Science ES

Twitter Pint Of Science ES

Instagram Pint Of Science ES

LinkedIn Pint Of Science ES

Youtube Pint Of Science ES