...

Texto: Lidia Sánchez Ruiz

Grupo de Investigación en Economía de la Salud y Gestión de Servicios Sanitarios, Universidad de Cantabria (UC)- Instituto de investigación Sanitaria Marqués de Valdecilla (IDIVAL)

ECONOMÍA Y SALUD SE COMPLEMENTAN. NO HAY DILEMA

La pandemia de la COVID19 que ha golpeado nuestra sociedad, como si de una moneda se tratara, tiene dos caras: la sanitaria y la económica.

La primera de ellas, la sanitaria, ha sido la más visible y preocupante, en la que se han centrado todos los esfuerzos y donde, a pesar de la mejoría, debe estar el foco de atención. Las cifras de contagios y fallecidos son abrumadoras y han puesto en jaque nuestro sistema sanitario. Afortunadamente parece que las aguas vuelven a su cauce y que, tras una fuerte tormenta, comienzan a abrirse algunos claros.

Después de semanas en las que, juntos, como sociedad, hemos trabajado para conseguir doblegar la curva de contagios; ahora es tiempo de girar la moneda y ocuparnos de reactivar nuestra economía.

Es precisamente en este punto donde el Grupo de Investigación en Economía de la Salud y Gestión de Servicios Sanitarios (UC-IDIVAL) está intentando aportar su granito de arena.

Durante las últimas semanas hemos desarrollado varios trabajos, algunos ya publicados, otros aún en desarrollo, con el objetivo de aportar datos y cifras del efecto socioeconómico que esta pandemia está teniendo en nuestra sociedad y, de forma más concreta, en la sociedad cántabra.

En esta línea, uno de los primeros trabajos realizados se centraba en el efecto que el confinamiento podía tener sobre el Producto Interior Bruto (PIB) de la región (Escenarios de efectos negativos del COVID 19 en la economía y a nivel regional: el caso de Cantabria). Dada la alta volatilidad en la que nos encontramos inmersos, en el estudio se plantearon varios escenarios y diferentes duraciones del confinamiento, analizándose en cada uno de ellos el impacto en cuatro grandes sectores: agricultura, industria, construcción y servicios. Las conclusiones, que en el momento de publicarse el documento podían parecer muy pesimistas e incluso exageradas, estimaban que la caída del PIB podría oscilar entre los 3,46 puntos en el escenario favorable de mejor duración, hasta los 15 puntos en el escenario desfavorable de mayor duración. La publicación de cifras a finales de marzo ha permitido comprobar que, efectivamente, la caída del PIB se encontraba en esa horquilla.

En otro orden de cosas, también hemos desarrollado otro estudio en el que, a modo de diagnóstico, analizaba la capacidad de las empresas cántabras para enfrentarse y superar la situación económica actual (Empresas cántabras y resiliencia en tiempos del shock del coronavirus). En este caso, a partir del análisis de varios indicadores económicos y financieros, pudimos concluir que a pesar de que la muestra de empresas analizada presentaba una buena situación de partida en lo que a solvencia y liquidez se refiere, era necesario ser cautelosos y tener precaución, ya que un porcentaje nada desdeñable de empresas parecían ser vulnerables. Y es que, la fuerza y la inmediatez con la que la COVID ha golpeado a nuestra economía ha provocado que incluso empresas solventes se vean afectadas y tengan que tomar medidas.

Más allá de las conclusiones individuales de los trabajos realizados, el objetivo último de nuestros estudios (los comentados en los párrafos anteriores y los que tenemos en proceso actualmente) es aportar datos e información que permitan a los responsables políticos y económicos tomar decisiones eficientes que redunden en mejoras para la sociedad.

Texto: Lidia Sánchez Ruiz

Grupo de Investigación en Economía de la Salud y Gestión de Servicios Sanitarios, Universidad de Cantabria (UC)- Instituto de investigación Sanitaria Marqués de Valdecilla (IDIVAL)

49776934207 46b3afb190 n

Si hay una conclusión clara que de esta situación de crisis podemos sacar, es que el avance de la sociedad, de la sanidad, de todos los humanos, y por supuesto de la ciencia, es que este va de la mano del dinero.

A pesar de que una crisis sanitaria nos obliga a reestructurar prioridades, hay un momento en que la economía no se puede quedar atrás.

Agradecemos a este grupo de científicos que compartan estas palabras, tan apropiadas, en nuestro particular festival virtual, y dejamos aquí su contacto, también virtual:

@gieconpsalud

https://economiasaludcantabria.wordpress.com/

Igualmente damos las gracias a Beatriz Salas, de la Unidad de Cultura Científica y de la Innovación de la Universidad de Cantabria, y también coordinadora de Pint Of Science en Santander. Saludamos a ella y a todo el equipo.

Datos Unidad de Cultura Científica y de la Innovación (UCC+i) de la Universidad de Cantabria

@UCDivulga @unican en Twitter

@UCDivulga @Universidad de Cantabria en Facebook

@universidaddecantabria en Instagram

Texto: Ana Peña (Edición Blog)